¿Porque Lance ligero?

¿Porque Lance Ligero?

Lance Ligero define en castellano a la modalidad de pesca que mas practíco, muchos la conocen como spinning pero lance ligero me suena mas cercano y familiar.

Si quieres saber mas de esta técnica puedes leer AQUI

¿Para que Lance Ligero?

¿Para que Lance Ligero?

Desde Lance Ligero no pretendo enseñar a pescar, ni a hacer señuelos, ni nada, solo apuntar vivencias, opiniones y algún pensamiento de la actualidad, poner fotos de mis jornadas de pesca con amigos, y de los engaños para pescar que fabrico en mis ratos de ocio......Continuar leyendo

Amigos de Lance Ligero

jueves, febrero 21, 2013

Pesca de Cefalopodos, I Parte (Equipos y Técnicas)

Hace tiempo empezo a participar en Lance Ligero el compañero Curro, pescador de Ibiza, a partir de alli descubri su blog DOS40 , en él publico un excelente trabajo dividido en dos partes o capítulos sobre la pesca de los cefalopodos con señuelos artificiales, hasta ahora no había leído un trabajo tan completo que hable de técnicas y equipos de forma pormenorizada y amena, disfrute de su lectura y me vino muy bien para ampliar mis escasisimos conocimientos en esta materia por lo que me parecio una buena idea compartirlo aqui, asi que tome la desicion de ponerme en contacto con el y pedirselo, a lo que sin el menor titubeo me dio su concentimiento para compartirlo con todos ustedes. Desde ya que estoy sumamente agradecido de que me permita enriquecer este blog con su trabajo. Gracias Curro

TUTORIAL EGING (1)



Esta es la primera de una serie de entradas dedicadas al eging, la pesca de cefalópodos desde costa con señuelos artificiales. Es una técnica relativamente nueva para mí y creo que para muchos de nosotros. Pero, con todo, este será el quinto invierno que dedico enteramente a esta manera de pescar venida de Japón. Voy a intentar traer aquí lo que he podido aprender en este tiempo, esperando sirva de ayuda a aquellos que quieran empezar. Espero que pueda interesaros y agradeceré a quienes ya la practican todas las correcciones y comentarios que puedan aportar.
¿Empezamos con el equipo?



EQUIPO

Si hacéis spinning y queréis probar esta modalidad de pesca quizás podáis aprovechar los equipos que tenéis antes de buscar algo más especializado.
Podréis haceros una idea de cómo usar esta técnica con una caña de 2'10 a 2'70 y un CW de 5-20, 10-30g. Con cañas más duras no lanzaréis con toda la eficacia necesaria señuelos como los pajaritos, que pesan entorno a los 5-22g. Cañas más rígidas tendrán también más posibilidades de desgarrar o cercenar los delicados tentáculos de los cefalópodos.
Un carrete liviano en tamaño 2000 o 3000 será suficiente, cargado con 150m de trenzado de 5 a 10 lb. Bajo de fluorocarbono o nylon del 0'20 al 0'30. Con este equipo de spinning y unos cuantos pajaritos ya podéis obtener buenos resultados y buenas sensaciones.
Si la modalidad os convence, podemos buscar equipos más especializados. Veamos:

LA CAÑA

Las cañas que se usan específicamente para el eging tienen una acción rápida o moderada- rápida. Elegir una u otra acción es algo que tiene mucho que ver con el gusto del pescador y aquí no encontraremos mucha diferencia con el spinning. En líneas generales, y si no tenéis muy claro qué comportamiento os puede interesar, os diría que elijáis aquella acción que más os guste en el trabajo, por ejemplo, de los jerks de vinilo o los jigs de bucktail. Veremos más adelante que los movimientos con los que animamos el egi se parecen más a los jerks con los que movemos vinilos y jigs, que aquellos movimientos con los que trabajamos paseantes, o minnows. Por otra parte, en la recuperación del calamar o la sepia no vais a tener una pelea extraordinaria, ni complicada en tirones o fugas a la piedra, así es que también podéis pensar en la acción que más os divierta, sin preocuparos de si vais a perder más o menos calamares por trabajar de punta o con el tramo medio.


Sí es importante que nuestra caña, rápida o lenta, tenga una punta sensible. El calamar y la sepia atacan con decisión y velocidad, con un movimiento seco y vertiginoso de sus tentáculos más largos. Pero este ataque no viene seguido, como decimos, de grandes cabezazos, ni tirones y fugas violentas. Muchas veces el cefalópodo quedará abrazado al egi y empezará a querer morderlo allí mismo, sin más agitación. Un ataque así es fácilmente detectado por el pescador cuando se está moviendo el pajarito dando vuelta de manivela. Notaremos, sencillamente, que el señuelo se frena. Pero en el eging, la mayoría de los ataques se dan cuando estamos dejando al pajarito profundizar, después de unos cuantos jerks. En ese momento la manivela está quieta y al egi ya no lo traemos nosotros. La conexión del señuelo y la línea es, en esas condiciones, muy sutil. Si se ha perdido la tensión en el hilo, el calamar puede hacer su ataque sin que lo notemos. Un trenzado y leader finos, mantener el contacto con el artificial y, sobre todo, una puntera sensible, harán más evidente la picada. 
Así, buscamos cañas delicadas con los tentáculos, pero con cierto nervio para mover el señuelo y detectar la picada con claridad. Cañas livianas y con un buen blank, pensado específicamente para esta pesca, deberían ofrecernos esas prestaciones.
Los egis, los señuelos que usamos en esta técnica, tienen un número, atendiendo a sus dimensiones (2.0, 2.5, 3.0...). El CW de estos equipos viene expresado con el máximo y mínimo número de los egis que pueden lanzar y manejar. La traducción a gramos no es fácil ni inmediata porque, como veremos cuando hablemos de los señuelos, la numeración no se corresponde con un peso exacto. Pero podemos hacernos una idea aproximada atendiendo al peso medio del egi según su numeración:
                       
                                  EGI                    gramos
                     2.0                           6-10g
                     2.5                         10-15g
                     3.0                         16-20g
                     3.5                         20-25g
                     4.0                         25-30g
                     4.5                         30-35g                                                                                          
Así, por ejemplo, una caña de 2.5-3.5 puede equivaler a un CW de 5-28g.
En el mercado japonés también hacen su clasificación atendiendo a la potencia del blank y al tipo de eging que se puede practicar con los diferentes rangos de lanzado. Desde un eging Ligth, a un eging que podríamos llamar pesado. Aquí, una denominación típica de Daiwa:
                                  UL   1.5-2.5
                                     L   2.5-3.0
                                  MH  2.5-4.0
                                     H  2.5-4.5
La elección del tipo de caña, en este sentido, puede mantener los mismos criterios con los que elegimos una caña de spinning. Pensaremos en el tamaño de las piezas que esperamos encontrar y en las condiciones de nuestros pesqueros. Para cefalópodos pequeños y zonas poco complicadas, una caña de ligth eging nos hará optimizar la sensibilidad. Si esperamos calamares grandes y tenemos que subirlos a la piedra, o con oleaje y fuertes corrientes; o si los buscamos en zonas con buen calado, podríamos necesitar una caña algo más potente, MH o H.

Nos pasa también con el spinning: queremos disfrutar al máximo con las capturas no sobre-dimensionando el equipo, pero no queremos andar desvalidos si nos aparece un gran pez. En el eging deberíamos preocuparnos menos de si nos quedamos cortos con la potencia de la vara, porque es muy posible que el calamar más grande que vayamos a pescar nunca en nuestras aguas consigamos sacarlo con una caña de eging ligero. Así es que podemos elegir el rango de lanzado de nuestra caña atendiendo más a la comodidad de manejo o a las condiciones medias de nuestros mares y pesqueros. Excepto en el caso de grandes pulpos que se nos aferren a la piedra (difíciles de sacar incluso con equipos potentes), no nos vamos a encontrar con animales que pongan en riesgo nuestro equipo. Podemos afinar sin miedo buscando la caña más ligera que nuestros pesqueros nos permitan, para conseguir el máximo de sensibilidad y disfrute.
Una acción media, un poco todo-terreno, podría ser una 2.0-3.5. En este rango, si la caña tiene un mínimo de sensibilidad, podréis disfrutar de calamares de pequeño y mediano tamaño y podréis afrontar sin mayores dificultades la pesca de ejemplares de kilo, incluso traídos desde zonas bien profundas.
Al elegir la longitud de la vara tendremos también presentes las características de nuestras zonas de pesca y nuestras preferencias. Tened en cuenta, en cualquier caso, que en el eging la animación del pajarito es algo más activa y variada que nuestra tradicional recogida lenta con algún toque de puntera. Una caña muy larga nos cansará más y hará más incómodos los jerks, a veces muy rápidos y enérgicos, con los que movemos el señuelo. Un talón corto facilitará también la secuencia de movimientos.
Finalmente, para un mejor trabajo con diámetros de línea finos y para evitar enredos con las anillas mientras hacemos esta particular animación del egi, las cañas específicas suelen montarse con anillas Low Rider en el tramo final del blank y con punteros MNST. Algunos modelos incorporan también una anilla de salida invertida.



EL CARRETE 
El carrete para eging debería ser ligero y en un tamaño no superior a un 3000 de Shimano. La recuperación del calamar o la sepia es relativamente sencilla y no va a exigir al carrete un trabajo profundo. No vamos a necesitar un freno potente. No manejaremos señuelos muy pesados. Así es que estamos hablando de carretes para un spinning medio-ligero, sin demasiadas complicaciones.

Aunque no necesitemos un freno muy potente, sí es recomendable que nuestro carrete tenga un freno largo, fino en el ajuste y con poca inercia. Lo trataremos más a fondo en el capítulo dedicado a cómo pescamos al eging, pero hemos de saber que la regulación del freno en esta técnica es fundamental. Trabajaremos con taras mínimas, afinando más en gramos que en kilos, y necesitamos un carrete que responda con sutiliza a estos esfuerzos tan discretos. Buscamos, al final, un freno que reaccione a los sifonazos de un calamar de buen tamaño y que tenga la inercia justa para clavar al animal y dejarse correr antes de desgarrar tejidos.
El ratio no necesita ser muy alto y la recogida por vuelta de manivela tampoco necesita ser mucha. La animación del egi y la recuperación del cefalópodo se pueden hacer con solvencia con cualquier ratio al que estemos acostumbrados. En los carretes específicos para esta técnica los ratios oscilan entre los 5.0 y 5.2 con recogidas por vuelta de manivela de 70 a 78 cm.
Esto es sólo una preferencia personal: puestos a elegir, prefiero ratios más bajos. En esta técnica nada va a exigir al equipo, como hemos dicho, de esfuerzos extraordinarios. Pero creo que el mayor desgaste del carrete en el eging se debe a la particular animación del pajarito, a pesar de la ligereza de estos señuelos. Nuestros jerks serán a veces muy bruscos, con caídas y golpes secos con la linea destensada, con mucho tirón de manivela... Aunque el freno tan levemente tarado amortiguará cualquier exceso de tensión, el carrete agradecerá un buen anclaje del asa y guia-hilos y unos engranajes potentes. Esto es especialmente importante si se trabaja en grandes profundidades o con egis mayores. Así es que, como no es necesaria una gran velocidad de recogida, se agradecerán carretes con una buena tracción.
Cargaremos la bobina con un trenzado fino, del 0'06 al 0'10. Las razones por las que usaremos trenzado, en lugar de monofilamento, son las mismas por las que mayoritariamente preferimos usarlo en el spinning: menor calibre para la misma resistencia; nula elasticidad y, por lo tanto, mejor contacto y conexión con el artificial y la presa. Así es que será bueno que nuestro carrete sea capaz de bobinar ordenadamente la trenza y que tenga una buena salida de linea para conseguir lances largos y precisos.
Ciento cincuenta metros de trenzado serán suficientes: ningún calamar va a vaciarnos la bobina. De hecho, la mayoría de carretes específicos tienen bobinas de poca capacidad para mejorar peso y lance.

El bajo será de fluorocarbono o nylon poco visible. La ortodoxia aconseja siempre el uso del fluorocarbono, porque el calamar tiene un ojo prodigioso. Pero en esto también veremos, como en el spinning, que los nylons de última generación, con una invisibilidad muy cercana a los fluorocarbonos, pueden usarse sin miedo a que pesquemos menos. Sí es recomendable el uso de diámetros muy finos, ajustando el calibre hasta no comprometer la poca resistencia que exigimos al conjunto, pero intentando no sobre-dimensionarlo: no vamos a tener roces peligrosos con el animal, ni dientes, ni paseos por las profundidades rocosas. Un leader fino será menos visible y, junto con la sutileza del trenzado, dotará al conjunto de una mayor sensibilidad en la acción de pesca.
Para acabar con las características de nuestro carrete, querría hacer una observación sobre la calidad de la maquinaria.
En el eging hay momentos de especial dulzura, de extraordinaria sutileza y finura. Un carrete silencioso, suave y sin holguras hará que degustemos mejor todo el proceso. Muchas veces pescaremos de noche, muy despacio, casi al tacto y al oído. Un freno que ceda con precisión, que suene bien, que acompañe la absorción de la caña; un giro suave y silencioso en la recuperación, mientras bombeamos al calamar; una manivela firme... Todas estas virtudes de la maquinaria nos proporcionarán un placer especial, una elegancia en el tacto y la sensibilidad general del equipo, que lo son casi todo en esta técnica. Pensemos que no estamos buscando pescar más cefalópodos (que también): estamos buscando afinar la técnica para disfrutarlos de otra manera. Casi, como si fueran peces.

En la próxima entrada hablamos un poco de señuelos y empezamos a pescar.



Espero les haya gustado como a mi, en otra entrada la segunda parte y si no quieren esperar ya saben en el blog de Curro  DOS40 esta la segunda parte.



Hasta la próxima.................

22 comentarios:

  1. Buena aportación la de Curro. Y buen trabajo el tuyo en dar publicidad a ese blog y a este "tutorial".
    Saludossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toni, el merito es todo de Corro, te doy las gracias en su nombre

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen articulo ,gracias por compartir.
    Le hecharemos un vistazo al blog de Curro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabia que gustaria Pedro, pasate por el blog de Curro y veras la segunda parte, o te esperas a la semana proxima jajajajaja!!! la tercera esta en el horno me a comentado.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. que buena entrada,otra técnica más a probar
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido compañero, me alegar que te guste y repito el merito es todo de Curro, gracias por pasarte por aqui, he visto tu blog, te ire siguiendo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Gracias por compartirlo Eduardo!! una opción muy válida para pescar en invierno. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Y muchas gracias, Gaucho, por traerme a tu casa y compartir estos textos. Anima mucho saber que esta técnica pueda interesar a más gente.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ti Curro por permitirme postear aqui tu trabajo.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy buen artículo Edu y muy ilustrativo, la verdad que la pesca de cefalópodos engancha muchísimo y cuando están por picar se divierte uno, además son unos especímenes rapidísimos.
    Saludos y gracias por el tutorial.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Kiko, el merito es del compañero Curro

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Buen aporte Edu..echaré un vistazo al blog de Curro..
    S2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aqui Fermin
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Había leído en su blog la entrada y me pareció muy interesante, es una pesca en la que hay mucho secretismo y mucha competencia sobre todo en la fabricación de señuelos para cefalopodos. Mi enhorabuena por compartir estos conocimientos.


    Un saludo

    Pako

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Pako.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Eduardo,
    Una opción muy interesante en estos meses fríos. Excelente entrada la de Curro.
    Un abrazo
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alex, afortunados los que en sus costas tienen estos bichejos, por aqui solian haber sepias pero hace un par de años que aparecen algunas en forma muy esporadica, en fin, a esperar el calorcito toca.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Nunca llegue a practicar este tipo de pesca, tiene que ser interesante, buen aporte Gaucho y felicidades al compañero Curro por el articulo.
    Saludos desde Cadiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahi esta Salah, muchos de nosotros hemos visto esta pesca y pasado de largo por ello cuando vi el tuto de Curro sabia que a todos les gustaria y me anime a pedirselo, gracias por pasarte por aqui

      Un abrazo

      Eliminar

La Historia de las Cosas Parte 1de 3

La Historia de las Cosas Parte 2 de 3

La Historia de las Cosas Parte 3 de 3

La Verdadera Historia Sobre el Agua Embotellada

La Verdadera Historia Sobre el Intercambio de Emisiones

La Verdadera Historia sobre los Cosmeticos

Capitalismo, Una historia de amor Parte l

Capitalismo, Una historia de amor. Parte ll