¿Porque Lance ligero?

¿Porque Lance Ligero?

Lance Ligero define en castellano a la modalidad de pesca que mas practíco, muchos la conocen como spinning pero lance ligero me suena mas cercano y familiar.

Si quieres saber mas de esta técnica puedes leer AQUI

¿Para que Lance Ligero?

¿Para que Lance Ligero?

Desde Lance Ligero no pretendo enseñar a pescar, ni a hacer señuelos, ni nada, solo apuntar vivencias, opiniones y algún pensamiento de la actualidad, poner fotos de mis jornadas de pesca con amigos, y de los engaños para pescar que fabrico en mis ratos de ocio......Continuar leyendo

Amigos de Lance Ligero

sábado, noviembre 09, 2013

Siluro en el Llobregat

Miembros de los Agentes Rurales han constatado este fin de semana la pesca en aguas del tramo final del río Llobregat de un siluro (Silurus glanis), una especie exótica que durante los últimos años ha colonizado varios ríos de la Península. El siluro capturado en el Baix Llobregat pesaba 22,5 kilogramos y medía 1,55 metros y ha sido sacrificado por ser considerada esta una especie invasora que perjudica el ecosistema fluvial.



Fuente: http://www.lavanguardia.com/medio-ambient


Que opinan ustedes, ¿hay que sacrificarlos o dejarlos?, según tengo entendido esta especie se introdujo de forma legal en los años 70 en la cuenca del Río Ebro, concretamente en los embalses de Ribarroja y Mequinenza por falta de depredadores que contuvieran el crecimiento de la población de carpas, luego se convirtió en un potenciador del turismo de pesca deportiva sobre todo el alemán, ahora yo me pregunto¿no hay otra forma de controlar el crecimiento indiscriminado de este depredador insaciable?.
Espero vuestros comentarios


Hasta la próxima..........

8 comentarios:

  1. Complicado el tema. Ese bicho está colonizando nuevos terrenos demasiado rápido, y sospecho que la mano del hombre está detrás, aparte de su poder de adaptación. Llegados a este punto yo dejaría que la Naturaleza siguiera su curso y los humanos nos quedáramos quietos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Poco puedo aportar sobre la pesca de agua dulce, pero no veo correcto esta discriminación entre depredadores o especies invasoras, teniendo en cuenta que su introducción fue legal, habrá que buscar otra salida menos drástica. Saludos Eduardo.

    ResponderEliminar
  3. Una cosa es que en su dia su introducción fuera mas o menos legal, pero eso no significa que 4 anormales vayan reintroduciendo especies invasoras en cuencas donde ni existian. Yo creo que todos sabemos que gran parte de estas introducciones las hacen (suoongo que no todos) gente del este, y no es por discriminar pero se de lo que hablo.
    La verdad que me gustaria pescar siluros enormes al lado de casa y ni tenerme que ir a tierras mañas, pero sinceramente si aun se esta a tiempo creo que sacrificar un ejemplar asi esta justificado ya que es un reproductor activo menos en la zona y por lo tanto un problema menos en el ecosistema.... si la cosa se saliera de madre.... sinceramente eso no se podra parar y es una tonteria matar un ejemplar.
    Un saludo desde la ciudad condal!

    ResponderEliminar
  4. Fue introducido por un biólogo aleman en el 74, paso la aduana asegurando que esos alevines eran para pescar lucios en el embalse de mequinenza, la introducción del mismo fue ILEGAL, pero ahora hay gente que se dedica a extenderlo por ahí y eso esta bastante feo, a mi me gusta la pesca de grandes peces y me gusta ir a los siluros, pero estoy en contra de nuevas introducciones porque acabamos con nuestras propias especies.
    Aquí os dejo un enlace del susodicho http://biodeluna.wordpress.com/2011/07/10/siluros-y-su-monstruo-roland-lorkowski/
    Un saludo Edu

    ResponderEliminar
  5. Otra cosa, si se dan cuenta ahora los agentes medioambientales que hay siluros en el Llobregat, van con años de retraso, ya hace años que les están sacando en esta cuenca, menudo despiste...
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Eduardo,
    Vaya tema que planteas, del que te encontrarás opiniones de todo tipo.
    Yo no pesco en agua dulce, pero por lo poco que se, este depredador insaciable acaba con innumerables especies y de alguna manera, cambia el ecosistema de los pantanos y embalses. Aniquila todo tipo de especies que pueda depredar y con ello las poblaciones de especies autóctonas se reducen. Imagino que el tema sería similar al de la lucio-perca.
    Tampoco debemos olvidar, que este pez genera un gran negocio en algunas zonas cercanas al Ebro y esto, en los tiempos que corren no se debe olvidar.
    Un abrazo
    Alex

    ResponderEliminar
  7. Pues en el llobregat ya se pescaron algunos tentando a las carpas y barbos a finales de los 90...y soy testigo..asi que habrán muchos más rincones con peces bien gordos. Por lo demás..uuff....debate!! jajaja hay quien dice que los introdujo un alemán en ribarroja a finales de os 70 de manera ilegal con vistas económicas en un futuro, viendo que en ese río se aclimataría más que bien. Durante años se pescaron muy grandes y nadie decía nada...ahora parece que si...yo no pienso que ellos acaben con los bass y otros peces(aunque a más de uno se llevarán por delante) y la disminución de esa especie se debe más a la calidad del agua y los abusos de los pescadores que al siluro...aunque es mi opinión. Las que si se han visto afectadas son las carpas que en esos lugares quedan pocas de tamaños pequeños y medianos... por otra parte hay quien dice que lo introdujeron legalmente. Creo que oficial no hay nada. A mi no me gusta su pesca y me parece un pez poco bonito...aunque desde luego tener al otro lado del sedal un bicho de ese tamaño es una buena experiencia. Yo desde luego no los mato si pesco alguno.

    ResponderEliminar
  8. Pesca deportiva a costa de joder nuestro ecosistema???Ni de coña.

    ResponderEliminar

La Historia de las Cosas Parte 1de 3

La Historia de las Cosas Parte 2 de 3

La Historia de las Cosas Parte 3 de 3

La Verdadera Historia Sobre el Agua Embotellada

La Verdadera Historia Sobre el Intercambio de Emisiones

La Verdadera Historia sobre los Cosmeticos

Capitalismo, Una historia de amor Parte l

Capitalismo, Una historia de amor. Parte ll