¿Porque Lance ligero?

¿Porque Lance Ligero?

Lance Ligero define en castellano a la modalidad de pesca que mas practíco, muchos la conocen como spinning pero lance ligero me suena mas cercano y familiar.

Si quieres saber mas de esta técnica puedes leer AQUI

¿Para que Lance Ligero?

¿Para que Lance Ligero?

Desde Lance Ligero no pretendo enseñar a pescar, ni a hacer señuelos, ni nada, solo apuntar vivencias, opiniones y algún pensamiento de la actualidad, poner fotos de mis jornadas de pesca con amigos, y de los engaños para pescar que fabrico en mis ratos de ocio......Continuar leyendo

Amigos de Lance Ligero

martes, junio 01, 2010

Domingo 30-o5-2010

Como cada domingo encuentro con Ramón a las 6 am ya habíamos decidido no ir al roquero y encaminarnos hacia nuestro coto de verano, así que nos calzamos los vadeadores y nos internamos hacia aguas mas profundas, la marea esta muy, pero muy baja y debemos andar bastante antes de hacer los primeros lances, Ramón se entretiene recogiendo algunos cangrejos para la paella del domingo, empezamos a lanzar con el agua algo mas abajo de la rodilla y la respuesta no se hace esperar, mi primer ataque, falla, detengo mi muestra y arranco nuevamente y vuelve a atacar y vuelta a fallar, era una kilera y no pudo ser, bueno no pasa nada esto anuncia una buena jornada.

 
Recién despunta el alba, llegamos al lugar donde ya no se puede entrar mas, el desnivel se hace mas pronunciado muy rápidamente, cada tanto hago un lance hacia atrás y de nuevo ataque pero nuevamente fallido, lo miro a mi compañero y entiendo que no es mi día, a los pocos minutos lo mismo le sucede a el, ataque y fallo,  también un tallahams hace su presencia y a tiro de salabre y yo con cámara en mano para inmortalizar el momento se suelta y adiós, bueno sera uno de esos días, hacemos nuestra habitual recorrido paralelo a la playa y ya no hay mas picadas.
Decidimos cambiar de lugar, ponemos dirección hacia donde estuvimos la semana pasada a ver si algún bicho malo decide alegrarnos el domingo, pero antes una postal de San Carlos de la Rápita desde el mar.



No es mi día, evidentemente, es a Ramón a quien prefieren, mejor dicho  a su señuelo, empieza la lucha , carreras de un lado  a otro, sin prisa, no hay piedras donde refugiarce, un salto fuera del agua , un hermoso tallahams saco lo cámara y otro salto y ........adiós, se va, ya no volvemos a tener picada, intento con vinillos por entre las piedras de un costado pero nada, solo queda una cosa por hacer, hachar la cañita en el bar y a casa, un domingo que no estará entre los mas recordados.


Hasta la próxima.........

5 comentarios:

  1. Otro día será Eduardo,al menos parece que los tallhams ya están definitivamente por aquí.Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Si, ya están por aquí, solo hay que esperar que se pongan mas activos y estén por la labor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno Gaucho, por lo menos tuvisteis picadas, y aunque no se pudieron inmortalizar con alguna fotillo, el gustazo del ataque y la lucha siempre queda. Ademas el sitio esta claro que es bueno, jejeje.

    Un abrazo.

    Rafalin.

    ResponderEliminar
  4. Si bien hay una satisfaccion por la picada y la lucha aunque sea corta, pero tambien es cierto que te queda esa incertidumbre al pensar que si as hecho algo mal, pero bueno eso se pasa en la proxima salida, si en cada salida hicieramos grandes pesqueras seria aburrido verdad?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. no se si yo me aburriría de pescar siempre....jajajajajaja!!bromas a parte es cierto que cuando se escapa una buena pieza uno le da vueltas a la cabeza a ver que ha hecho mal,y de todo se aprende para futuras salidas.
    Buena pesca Eduardo!!!!!!

    ResponderEliminar

La Historia de las Cosas Parte 1de 3

La Historia de las Cosas Parte 2 de 3

La Historia de las Cosas Parte 3 de 3

La Verdadera Historia Sobre el Agua Embotellada

La Verdadera Historia Sobre el Intercambio de Emisiones

La Verdadera Historia sobre los Cosmeticos

Capitalismo, Una historia de amor Parte l

Capitalismo, Una historia de amor. Parte ll