¿Porque Lance ligero?

¿Porque Lance Ligero?

Lance Ligero define en castellano a la modalidad de pesca que mas practíco, muchos la conocen como spinning pero lance ligero me suena mas cercano y familiar.

Si quieres saber mas de esta técnica puedes leer AQUI

¿Para que Lance Ligero?

¿Para que Lance Ligero?

Desde Lance Ligero no pretendo enseñar a pescar, ni a hacer señuelos, ni nada, solo apuntar vivencias, opiniones y algún pensamiento de la actualidad, poner fotos de mis jornadas de pesca con amigos, y de los engaños para pescar que fabrico en mis ratos de ocio......Continuar leyendo

Amigos de Lance Ligero

lunes, diciembre 13, 2010

Cabeza plomada con babero para vinilos tipo "picoleau"

Al final por una cosa primero y por un imprevisto de ultimo momento después me quede sin salir el Sábado y el Domingo, las condiciones climatológicas no prometían nada, mas o menos como el anterior, y el jueves noche habiamos hecho un rápida incursión y no vimos ni siquiera los saltos de las lisas, así que me quede en casa y después de cumplir con los compromisos  me metí en el taller a hacer algo que tenia parado hace rato.

Para hacer unas cabeza plomada con babero necesitamos, un trozo de chapa de aluminio o mejor acero inoxidable algunos plomos esféricos de entre 10 a 15 grs. según el gusto de cada uno en este caso son de 10 grs.
Lo primero que he hecho es hacer una plantilla para marcar los baberos es la que se ve en el centro, también marque dos mas pequeñas a pulso o sea sin plantilla  una larga y otra  mas corta, también pueden ser redondas, cada uno le eche imaginación habrá que ir probando
 
            

              



Una vez cortadas y antes de emparejar la irregularidad que dejan las tijeras por los cortes con una madera le doy unos golpes para aplanar



Una vez aplanadas las junto y con una lima las igualo redondeando y dando mejor forma que la que queda de la tijera corta chapa

Una vez emparejadas le hacemos los agujeros, con 1,5 m/m esta bien

Para darle un poco de concavidad me sirvo de un palo que puede ser de los de escoba y sobre una goma le pego unos golpes

La idea es hacerla un poco cóncava


Ya tenemos los baberos ahora los plomos, le hacemos con la sierra un corte mas o menos hasta la mitad

Enganchamos el babero con alambre de inoxidable y lo pasamos por el agujero del plomo hasta ubicarlo en la ranura



Para fijarlo, un poco de cianocrilato y bicarbonato

Una vista lateral antes de doblar el babero y el alambre para enganchar el anzuelo
                         
aquí el enganche para el anzuelo terminado



Cuatro terminados, a gusto de cada uno se los puede pintar, pegar holográficos, sacarle brillo etc. imaginación al poder


Se puede poner cualquier vinilo, aquí con un picoleau pero con cualquiera similar a este se obtiene ese característico movimiento ondulante








Una muestra de natación con este ultimo mas pequeño           
video 

Por ultimo agradecer a Toni (spigon) por haberme mandado algunas varillas de acero inoxidable inapreciable tesoro cuando se vive en un pueblo y a Raúl(Kenpescador) por el vinilo y la filmación del vídeo.

Espero que sea de vuestro interés


Hasta la próxima......................................

13 comentarios:

  1. Que pasa que no puedes estarte quieto ni un ratito o que, no sales de pesca pero nos tienes que poner los dientes largos con los bricos,ejejeje.....
    En la proxima no te los dejes que seguro que mojan, te los has currado Eduardo, muy buenos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hey que el bigudi soy yo con la cuenta de lyida, que se me ha ido la olla.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja si Ramon ya me habia dado cuenta del fallo, gracias por tu comentario en la proxima los llevo a ver si engañamos a alguna lobita

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que gran brico, esres un fenomeno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muchisimas gracias od lures

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Gaucho, buena entrada, muy ilustrativa...me la apunto, gracias.

    ResponderEliminar
  7. que bueno Eduardo!!!!!! hay que sacarles provecho eeeehhhhh!!!!ahora que empiecen a comer las lubinas angulas irán de muerte.Has conseguido un movimiento perfecto.Enhorabuena!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Pablo, animate que son faciles de hacer y Toni tengo muchas ganas de estrenarlos a ver si me hago una escapadita expres por aqui cerca de casa

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Buenas Eduardo.

    Buen brico y muy bien explicado. Yo también he montado algunos de esos y son tan sencillos de hacer como eficaces pero te queria hacer un comentario:

    En las dos fotos en las que se ve un vinilo montado y apoyado sobre un fondo blanco el anzuelo está montado al revés, la forma correcta de montarlos es como el que tienes en la mano, así evitarás muchos enganches si tocas el fondo o algún obstáculo.

    S2.

    ResponderEliminar
  10. Hola Xabi, quizas no lo recuerdes pero me regalaste uno de los tuyos que aún concervo, aunque aquellos tienen el anzuelo como parte de la cabeza, tambien van muy bien, en cuanto al anzuelo montado al revez muy bien!!!!! muy buen observador!!!!, las dos fotos son del mismo en dos vistas diferentes y si, correcto, esta montado al revez es un fallo a veces las prisas por acabar un reportaje juegan malas pasadas, prestamos mas atencion a la foto que a lo que estamos fotografiando, he de sacar nuevas fotos y corregir el fallo, muchas gracias por el aviso
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Gaucho,

    Buen brico, que hace que los vinilos tengan, un movimiento muy atrayente.
    Seguro que te darán mas de una alegría.

    S2

    ResponderEliminar
  12. Gracias Miguel, ese del video es el del babero pequeño, no veas el otro de babero grande
    Un abrazo

    ResponderEliminar

La Historia de las Cosas Parte 1de 3

La Historia de las Cosas Parte 2 de 3

La Historia de las Cosas Parte 3 de 3

La Verdadera Historia Sobre el Agua Embotellada

La Verdadera Historia Sobre el Intercambio de Emisiones

La Verdadera Historia sobre los Cosmeticos

Capitalismo, Una historia de amor Parte l

Capitalismo, Una historia de amor. Parte ll